Blog

    La cadena de suministro de cualquier empresa dedicada a la comercialización de productos no podría entenderse sin la participación, en mayor o menor grado, de un operador logístico. Él será el encargado de diseñar, implementar y mantener una, varias o todas las áreas clave de ese ciclo de suministro, que tendrá que culminar al final con la entrega del bien al cliente y su total satisfacción tras la compra.

    A continuación te contamos qué funciones afronta con más asiduidad un operador de logística y qué tipos de operadores logísticos existen según su área de actuación. Además, te damos las claves para que sepas elegir la mejor opción teniendo en cuenta tus necesidades específicas.

    El operador logístico

    Sea cual sea el operador de logística que escojas para tu empresa, has de asegurarte de que trabaje para conseguir la máxima eficiencia y optimización de tus procesos logísticos. Esto es, su objetivo no debería ser otro que tratar de reducir costes y plazos, a la vez que se aumenta la simplicidad y la rapidez en este ámbito concreto de tu organización.

    Si tu actividad crece y te ves desbordado por los aspectos logísticos de tu negocio, lo mejor es que dejes estos en manos de especialistas. Se trata de externalizar estas tareas para que se puedan desarrollar de forma más eficaz, al tiempo que te permiten a ti poner el foco en otros puntos clave de tu empresa.

    Ahora bien, ¿hasta dónde ceder la gestión de la cadena de suministro a un operador logístico? Esta es, sin duda, una decisión estratégica que deberás tomar teniendo en cuenta distintos factores. Y según lo que decidas optarás por un tipo de operador u otro, con unas determinadas funciones. Lo vemos todo con más detalle a continuación.

    Tipos y funciones

    En primer lugar, analizamos qué tipos de operadores logísticos existen según las funciones que asumen dentro de toda la logística de la empresa.

    Esta clasificación se realiza tomando como referencia el nivel de integración que alcanza el operador logístico con respecto a la cadena de suministro de su cliente. Y se concreta con la denominación XPL, donde la X puede variar del 1 (mínima integración) al 5 (máxima integración):

    1PL (First Party Logistics u operadores logísticos primarios): Son los que únicamente se hacen cargo del transporte de las mercancías de sus clientes.

    2PL (Second Party Logistics u operadores logísticos secundarios): Aparte de transportar los productos, gestionan la logística de almacenamiento. Es decir, se ocupan de almacenar dichos bienes el tiempo que sea necesario, usando para ello medios propios.

    3PL (Third Party Logistics u operadores logísticos terciarios): Subiendo un nivel encontramos a los operadores que se adentran también en la gestión y el control del almacén. Asumen todavía más responsabilidades.

    4PL (Fourth Party Logistics u operadores logísticos cuaternarios): Son complementarios a los operadores 3PL, ya que en este caso se centran en supervisar y validar el trabajo realizado por los primeros. De esta forma se obtienen mejoras, optimizaciones y garantías que de otra forma no sería posible conseguir.

    5PL (Fifth Party Logistics u operadores logísticos quinarios): Estos operadores son los de mayor tamaño y más larga trayectoria profesional. Precisamente por ello tienen la capacidad de asumir todas las funciones de los 3PL y sumar a ellas las propias de los 4PL. Este trabajo, conjunto y bajo un mismo mando, da como resultado una total integración.

    Ahora que ya conoces cuáles son los distintos tipos de operadores de logística que existen, podemos pasar a enumerar cuáles pueden llegar a ser sus funciones dentro de la cadena de suministro de tu empresa. Estas son las áreas en las que podrán ayudarte estos agentes especializados:

    Logística de almacenamiento: En esta primera parte de la cadena de suministro los operados logísticos asumen tareas como la manipulación de paquetes, su pesaje, la clasificación de los mismos y su tramitación para iniciar la expedición.

    Transporte: Es la función más reconocida de todas, que tiene que ver con el traslado de las mercancías, su entrega y la posibilidad de ofrecer un seguimiento en tiempo real.

    Tratamiento de datos: Estas empresas también pueden ser de mucha utilidad a la hora de proporcionar distintas alternativas para la gestión de toda la documentación logística.

    Consultoría: Esta faceta del trabajo de los operadores logísticos es clave para responder con seguridad y garantías a todos los retos del sector, pues tiene que ver con la mejora de la tecnología o con la búsqueda de socios, por ejemplo.

    Servicios adicionales: Aparte, un operador de logística puede ofrecer servicios de embalaje, montaje, etiquetado, merchandising, etcétera.

    No ha podido quedar más claro todo el valor que puede aportar a tu negocio un operador logístico. Así que no lo dudes más y opta por escoger a la alternativa con más experiencia, especialización y trayectoria. Descubre todos los servicios que ofrecemos en Galyco Logistic Forwarding y contáctanos sin compromiso.

    imagen